Golpeando las puertas de la ciencia

por Victoria Mendizábal para Bioforum

Memoria,Verdad y Justicia (1)

“Memoria, verdad y justicia” Collage sintético sobre madera, Soledad Olivera

Cuenta Estela de Carlotto, que una mañana de 1979, las Abuelas de Plaza de Mayo leyeron un “avisito” en el diario El Día de La Plata, que cambiaría la historia de la identificación de los niños apropiados durante la última dictadura argentina (1976-1983).

Al parecer, un hombre que negaba su paternidad había sido sometido a un examen de sangre que comparaba la suya con la de su presunto hijo y resultó ser el padre. “Ahí se nos prendió la lamparita, recuerda Estela, es la sangre la que establece el vínculo. Pero acá los papás no estaban. Entonces, nos preguntamos ¿servirá la sangre de las abuelas?” .

Sigue leyendo

El costado más trágico del fraude científico

por Victoria Mendizábal para Bioforum

foto sasaim

Esta última semana, la comunidad científica internacional, pero muy particularmente la investigación con células madre, se han visto sacudidas una vez más por un caso de mala praxis científica. En esta ocasión, encontrando su costado más trágico en la muerte del cuestionado científico japonés Yoshiki Sasaim, quien decidió quitarse la vida tras meses de duras críticas a sus investigaciones.

Sasaim, quien fue subdirector del Riken Center for Developmental Biology en Kobe hasta su muerte, era un investigador muy reconocido en el campo biomédico y coautor de un estudio muy publicitado en el que se mostraba evidencia de que algunas señales ambientales de estrés podían transformar células somáticas en células madre. Este hallazgo prometía múltiples usos para un amplio espectro de tratamientos médicos.

Sigue leyendo

En ciencia, también “¡el pueblo quiere saber de qué se trata!”

Fes-liNumero4 (2)A pesar de los crecientes cuestionamientos que día a día recibe, la ciencia sigue manteniendo buena salud para la gran mayoría de la sociedad, al menos, cuando la cuestión es planteada en términos generales. Sin embargo, y especialmente desde la Segunda Guerra Mundial, algunos ciudadanos han ido progresivamente evaluando de manera más crítica las potenciales consecuencias de los usos del conocimiento científico.

Es cierto que una amplia mayoría sigue sosteniendo que la posibilidad de innovación que brindan la ciencia y la tecnología se traduce en progreso, abundancia y una mejora en la calidad de vida. Pero no menos cierto es que una importante proporción asocia a la ciencia y la tecnología con la posibilidad de alterar los ciclos básicos de la naturaleza y remarca la necesidad de orientaciones éticas con las que hacer frente a las realidades artificiales que la tecnociencia ha hecho posible.

Sigue leyendo

Por qué un espacio de debate para las biociencias

Circuit BoardCircuitos integrados, lásers, satélites, escáners, resonadores magnéticos. Seguramente, nuestro mundo hoy sería inconcebible sin todos estos productos de la física del último siglo. Unos productos que se han integrado a nuestras vidas, casi sin notarlo, al punto que hoy se nos hace difícil imaginar un día a día sin información “al instante” acerca de lo que pasa en cualquier rincón del planeta o sin estar conectados minuto a minuto con nuestras redes sociales, a través de diversas tecnologías móviles.

Pero, así como nadie dudaría en señalar que el siglo XX ha sido el de la Física, existe un consenso generalizado en que el siglo XXI será el de la Biología. No el de la Biología de Linneo y de las grandes expediciones científicas ligadas a un carácter descriptivo de la naturaleza, sino el de una biología que hoy emplea técnicas sofisticadas -ancladas en la física, la química y las matemáticas- y que produce resultados que impactan profundamente en la vida social, económica y política de los países, pero también en la vida más personal y privada de los seres humanos.

Sigue leyendo