“Ser mujer y científica es tener que sacrificar una buena parte de la vida familiar para hacerte un lugar en el mundo de la investigación”

Por Victoria Mendizábal para Bioforum

Pato RobledoPatricia Robledo nació en Colombia. Cuenta que fue criada en un fuerte matriarcado y que su familia la impulsó a ir detrás del “sueño americano” que la convirtió en Psicobióloga. Hoy está convencida de que la ciencia sigue siendo un territorio más difícil para las mujeres que para los varones.

Marcada por la influencia materna y por una historia personal por momentos adversa, Patricia emprendió el camino de la ciencia como una manera de canalizar su deseo de resolver los enigmas de la conducta humana. Esa inquietud por encontrar respuestas a lo desconocido la llevó desde su Cali natal a Los Ángeles, donde descubrió, maravillada por los hallazgos de Konrad Lorenz, que ella también podía ser científica.

Nuestra entrevistada tiene muy claro qué tan importante es el recorrido personal y la vida interior de los científicos a la hora de embarcarse en un viaje de razonamientos áridos y, en ocasiones, de mucha competencia. Su madre y su abuela fueron figuras clave a la hora de infundirle el coraje para crecer convencida de que podía escoger cualquier carrera por difícil que fuera.

Seguramente, esa fortaleza básica que mamó en su infancia es la que le ha permitido enfrentar las vicisitudes de su vida y de su carrera científica. Para Patricia, ese temple desarrollado como consecuencia de la dificultad, ha sido fundamental a la hora de levantarse de un fracaso experimental.

Desde aquellos primeros experimentos en UCLA, Los Ángeles, pasando por el doctorado en Paris, su primer posdoc en el Scripps Research Institute de La Jolla, el segundo en la Universidad de Cambrige, Inglaterra, para aterrizar definitivamente en Barcelona, Patricia tiene una vasta trayectoria de investigación en las neurociencias y lleva 25 años dedicada al estudio de las bases neurobiológicas de las adicciones.

A sus 57 años, y luego de un largo recorrido personal y profesional en el que las preguntas acerca de las propias vivencias fueron inspirando sus pasos en el mundo de la ciencia, hoy Patricia aspira a lograr un tipo de conocimiento que sirva para mejorar la vida de los otros, poniendo la investigación al servicio de la sociedad.

Desde su laboratorio en el Institut Hospital del Mar d’Investigacions Mèdiques (IMIM) en Barcelona se siente afortunada de pertenecer a un grupo de investigación que apuesta por un abordaje multidisciplinar del estudio de fenómenos complejos, en un contexto marcado por la crisis económica y una competencia creciente por las ayudas y apoyos al desarrollo de la ciencia.

La ciencia como un camino de búsqueda

Cuenta Patricia que la primera vez que pensó en ser científica fue al escuchar a un profesor de psicología explicar los hallazgos de Konrad Lorenz, un nombre clave en la historia del estudio de la conducta que recibió el Premio Nobel de Medicina en 1973 por sus estudios acerca del fenómeno llamado “imprinting” o impronta. Investigando el comportamiento de las aves, Lorenz se dio cuenta de que al nacer y romper sus cascarones, existe un período crítico por el cual, el ave muestra un fuerte lazo con su madre, o en el caso de no tenerla, con el primer ser que ve a su lado. Este fenómeno, llamado impronta, causó tanta impresión a esa joven aprendiz de científica que daba sus primeros pasos en UCLA que hoy confiesa que en ese mismo momento pensó: “yo quiero investigar por qué, ¿qué pasa en el cerebro para inducir esta conducta?”

VM: Patricia, ¿qué es la ciencia para vos?

PR: Para mí la ciencia consiste, en gran parte, en aplicar una metodología sistemática a conceptos que sospechas pueden llevarte a comprender algún fenómeno de la naturaleza. Entiendo la ciencia como una mezcla de conocimiento e intuición que permite la creatividad y el avance tecnológico. Para mí el razonamiento científico por sí solo es árido al no tener en cuenta el recorrido personal y la vida interior del científico.

VM: ¿Y cómo sería exactamente eso?

PR: Es una visión muy particular, pero siempre me han motivado más las preguntas científicas que respondieran a inquietudes personales relacionadas con las experiencias vividas. Creo que escogí las Neurociencias como tema de estudio, y más específicamente, las bases neurobiológicas de la conducta para comprender las causas y consecuencias de mi entorno familiar, que en muchos sentidos fue adverso y disfuncional. Por ese motivo, creo que tengo bastante intuición en temas de salud mental, lo que le da un impulso especial a mi investigación.

VM: Si tuvieras que traer aquí tu primer recuerdo vinculado a la ciencia, ¿a qué momento de tu vida te llevaría?

PR: Mi primer recuerdo vinculado a la ciencia es mi primera disección de una rana. Me acuerdo sobretodo de la excitación que sentí con el método que aplicamos, la anestesia con algodones impregnados de éter en un frasco, posicionar al animal en la tabla con agujas, usar el bisturí, ver el interior del animal. Estaba tan orgullosa de mi misma que me llevé al animal seco a casa!

VM: ¿Cómo influyó tu historia familiar en la elección de la profesión?

PR: Creo que haber sido criada en un matriarcado por dos mujeres y haber crecido en diferentes ambientes me otorgó capacidades de adaptación especiales y tal vez una cierta inquietud por encontrar respuestas a lo desconocido. Creo que sin saberlo en mis primeros años de edad, siempre tuve un deseo oculto por resolver los enigmas de la conducta humana.

VM: ¿Podrías explicar un poco más esta experiencia? ¿Qué papel tuvo la figura paterna en tu camino profesional?

PR: Pues, creo que vivir con dos mujeres que se ocupaban de todas las vicisitudes de la vida, me infundió coraje como mujer y crecí con el convencimiento de que podía escoger cualquier carrera por difícil que fuera. La figura paterna ausente seguramente influyo de manera inconsciente en mi decisión de ser profesional, puesto que para una niña, la aprobación del padre tiende a ser esencial aunque no esté presente. Sin embargo, no creo que tuvo mucho papel a la hora de decidir mi carrera.

VM Si tuvieras que situar momentos críticos de tu historia personal y profesional que cambiaron el rumbo de tu vida, ¿cuáles serían? ¿Por qué?

PR: Cuando mi familia decidió que estudiaría la carrera en USA y no en Colombia, donde quería estudiar medicina y psiquiatría. Si hubiera estudiado medicina en Colombia, seguramente que no hubiera sido influenciada por mis profesores en UCLA para dedicarme a la Psicobiología.

Mi primer experimento con animales realizado en la universidad a partir de una idea original mía me marcó profundamente. Especialmente por la aplicación del método científico que me resultó difícil pero muy apasionante. Disfruté enormemente de la trabajosa lectura de la bibliografía, la búsqueda de originalidad y relevancia científica y de las muchas horas de discusión sobre el tema con los colegas. Todo esto creo que me dio confianza en mí misma y afianzó la idea de dedicarme a la investigación.

Después de mi doctorado en Paris me ofrecieron un puesto de profesor asociado y lo rechacé porque no quería quedarme en Francia debido a problemas personales. Volví a USA para hacer un post-doctorado en un laboratorio especializado en drogas de abuso. Ese fue el principio de una carrera de 25 años investigando las bases neurobiológicas de la adicción.

VM: Después de una vida tan nómada, ¿qué te llevó a radicarte en España?

PR: A España vine porque quería formar una familia con mi marido Catalán que había conocido durante mi segundo post-doctorado en Inglaterra. El encontró trabajo antes que yo, pero significaba establecernos en Barcelona. Aquí me encontré con un país muy rico en investigación pero muy competitivo y con pocos medios para absorber a todos los científicos, bien formados en el extranjero, que estaban volviendo al país. En ese momento, la competencia por los pocos puestos de trabajo se hacía cada vez mayor y los recursos para la investigación menores. Me costó mucho entrar en el sistema y continuar mi investigación en adicción a drogas de abuso. Cuando finalmente pude hacerlo a los 40 años, el reto fue mantener el equilibrio entre empezar una familia, tener un hijo, ser una científica de excelencia, una colaboradora incondicional y una profesora dedicada.

VM: Por lo que contás, tu vida siempre aparece marcada por la presencia de la dificultad y ese gran espíritu de lucha que has sabido desarrollar desde la infancia, ¿qué significado tiene ser mujer y científica en el mundo de hoy?

PR: Ser mujer y científica es tener que sacrificar una buena parte de la vida familiar para hacerte un lugar en el mundo de la investigación. Significa trabajar más para probarte cada día ante la comunidad científica y ante tus colegas y jefes de sexo masculino.

VM: Comentaste que tu marido es también científico. ¿Creés que la coincidencia es una ventaja o una desventaja? 

PR: Tiene ventajas y desventajas. La ventaja es que, al ser también científico, tu pareja te entiende cuando hablas de los problemas relacionados con la investigación y es bastante gratificante porque puede aconsejarte por su experiencia en temas científicos. La desventaja es que las conversaciones de ciencia son quizá muy frecuentes y pueden encubrir otros temas más personales y restar intimidad a la pareja.

Más impacto para la sociedad

 Si una tuviera que sintetizar la postura de Patricia ante la ciencia en pocas palabras diría que su trayectoria como científica parte de una necesidad muy personal de responder a algunas de las grandes preguntas de su vida. Algo así como la curiosidad básica que mueve a cualquier científico que se precie pero llevada a su territorio más íntimo.

Sin embargo, en los últimos años, nuestra entrevistada ha descubierto otro aspecto fundamental que la moviliza a la hora de pensar y llevar adelante sus investigaciones. No sólo es importante responder a preguntas fundamentales acerca de la naturaleza, también lograr un mayor impacto en la sociedad, ayudando a mejorar su calidad de vida.

VM: ¿Cómo resumirías el micromundo de tu ciencia si tuvieras que explicárselo a los no iniciados? ¿A dónde te gustaría llegar con tus investigaciones?

 PR: Lo más motivante de mi investigación es la variedad de las tareas que desempeño. Intento dedicar algo de mi tiempo al trabajo de laboratorio junto con el diseño de experimentos, el dialogo con estudiantes y colaboradores, la preparación de proyectos, la diseminación de los resultados. En este momento, me gustaría transmitir a mis estudiantes y becarios de manera más eficaz el método científico y quisiera que mis investigaciones tuvieran mayor impacto para la sociedad.

VM: Mucho se habla hoy en día de la Responsabilidad Social de los científicos, ¿Cuál sería para vos?

PR: En general, en el día a día de la investigación estás demasiado preocupado por aspectos más técnicos, como por ejemplo, cumplir los objetivos de los proyectos. Sin embargo, sí hay momentos más propicios para la reflexión sobre la responsabilidad social como cuando se elaboran las propuestas de proyectos o cuando valoras el impacto de los resultados.  Pero pienso que deberíamos ser más conscientes de nuestra responsabilidad social y de trasmitir estas reflexiones a los miembros de tu equipo.

VM: ¿Cuál creés que es el papel de la ciencia y la tecnología en el desarrollo de países emergentes como Colombia, en particular, y de Latinoamérica, en general? ¿Cómo ves las políticas que se están implementando en este sentido?

PR: El desarrollo de la ciencia es fundamental en cualquier país porque es uno de los pilares en el que se basa el crecimiento sostenible. Desde luego, si no hay conocimiento eres dependiente de aquellos que sí generan ideas y productos. Con respecto a Latinoamérica, hasta ahora ha basado su economía mayoritariamente en sus recursos naturales y en muchas ocasiones han sido otros países los que han explotado esos recursos. Sin embargo hoy en día la evolución de estos países pasa por una mayor generación de ideas basada en la economía del conocimiento.

VM: En muchas de tus respuestas se deja entrever tu preocupación por ver la aplicabilidad de la investigación a la salud de la gente. ¿Qué pensás del impulso que se le está dando a la investigación traslacional y a la transferencia de ciencia y tecnología más allá de la investigación fundamental? ¿Creés que es suficiente? ¿Qué otras cosas habría que hacer?

PR: Para mí es muy importante la aplicabilidad de la ciencia, y en el área de salud mental por ejemplo, la investigación traslacional está tomando mucha relevancia. Vemos como cada vez se pide más aplicabilidad de los proyectos porque la sociedad lo demanda por que se utilizan los recursos públicos. El hecho de que haya más traslacionalidad y transferencia de ciencia y tecnología hace que haya una mayor aceptación por parte de la sociedad y esto contribuye a la inversión de más recursos a la investigación. Por otro lado, pienso que también hay un gran componente de ciencia fundamental que debe  mantenerse y financiarse para la generación de nuevas ideas.

Comunicarse con el público: ¿un riesgo justo y necesario?

Los caminos de la ciencia, sin duda, parten de la curiosidad. De hacerse preguntas que puedan ser abordadas de modo sistemático y con las herramientas que nos aporta el conocimiento de cada época histórica. Cuestionar y no dar por sentado un suceso, buscar explicaciones acerca de las cosas que nos rodean, han sido motores fundamentales para el desarrollo de las ciencias. Y en ese “hacernos preguntas” asumimos el riesgo de no poder contestarlas o de encontrar respuestas que no nos satisfagan del todo. Así es el camino de la ciencia y el de los científicos y científicas que se animan a transitarlo.

Cuando Patricia se encontró con los estudios de Lorenz no se quedó quieta, quiso ir por más, decidió preguntarse cómo era posible y a partir de allí inició un largo camino que la llevó hasta ser quien es, como científica pero sobre todo como persona. Es así que hoy se enfrenta a un nuevo desafío: abrir sus investigaciones a las posibles preguntas y a las críticas de una sociedad que ya no cree ciegamente en la autoridad. En ninguna. Ni siquiera en la ciencia.

VM: ¿Cuál considerás que es el papel de la comunicación para la ciencia y para los científicos?

PR: Considero que la comunicación es fundamental para la ciencia y los científicos. Si no comunicas tus hallazgos, no tienes la oportunidad de avanzar y mejorar tu investigación. Comunicar la ciencia es imprescindible para el científico, por un lado porque te obliga a separarte y mirar más objetivamente tu trabajo y por otro, porque lo haces vulnerable a la crítica, lo que es muy productivo. Es indispensable también para la ciencia, en general, que el público opine sobre de los avances realizados en temas de tecnología y salud.

VM: ¿Desarrollás o has desarrollado actividades y/o tareas de comunicación científica de cara a la sociedad? ¿Cuáles? ¿Cómo definirías tu experiencia?

PR: Bueno, en algunas ocasiones he hablado con los medios de comunicación acerca de ciertos hallazgos científicos obtenidos en el laboratorio. Sin embargo siempre me he quedado con la sensación de que lo que sale publicado no es exactamente lo que yo quería decir. Tengo la impresión de que los medios dan más importancia al sensacionalismo que al dato científico en sí.

VM: ¿Cuál es tu principal motivación como científica?  

PR: Es difícil tener motivación por la ciencia a los 57 años sabiendo que quizá tu próximo proyecto no será financiado y que tu puesto de trabajo peligra cada año por falta de recursos para personal. Sin embargo, tengo el firme propósito de no rendirme y es algo que me ha enseñado la ciencia. Para mí la ciencia es no rendirse nunca, darle la vuelta al problema, levantarse después de los fracasos experimentales y buscar otra manera de afrontar el problema. Hoy en día, me motiva el darle a mi investigación más relevancia social y encontrar aplicaciones en salud para mis estudios básicos.

VM: ¿Cómo es vivir en España y trabajar en el IMIM? ¿Cómo está formado tu grupo de investigación? ¿Cómo es tu relación con tus estudiantes y becarios?

PR: En estos momentos vivir en España y trabajar en el IMIM es difícil por la crisis económica que vive el país. Cada vez son más competitivas las ayudas gubernamentales para financiar la investigación y más alta la exigencia. A pesar de todo eso, me siento afortunada de pertenecer al grupo de Farmacología Integrada y Neurociencias de Sistemas del IMIM porque hoy en día estamos apostando por una investigación multidisciplinar con nuevos retos en las áreas de los trastornos psiquiátricos, la nutrición y la cognición.

VM: ¿Volverías a vivir en Colombia? ¿En qué caso? 

PR: No creo que volvería a Colombia como profesional. Me gusta ir a Colombia para encontrarme con familia y amigos, para tener contacto con la tierra y sus costumbres. Todavía me siento identificada con ese pueblo que dejé hace tantos años, pero al mismo tiempo, no he vuelto a encontrar ese lugar “de permanencia” en Colombia.

VM: ¿Cómo te imaginás el futuro?

PR: Finalmente, creo que me veo llegando al final del círculo personal y profesional que comenzó con un deseo narcisista de conocerme a mí misma y que arrastró mi profesión como científico durante muchos años, hasta llegar ahora a un lugar de conocimiento que solo puede servir para mejorar la vida de los otros. Quizá sea muy tarde para hablar de mi futuro, pero creo que el futuro de la ciencia radica en colaborar más eficazmente, unir fuerzas entre científicos de diferentes campos para avanzar en la aplicación de los hallazgos científicos.

 

Anuncios

4 pensamientos en ““Ser mujer y científica es tener que sacrificar una buena parte de la vida familiar para hacerte un lugar en el mundo de la investigación”

  1. Maravillosa tu trayectoria Patricia, eres una luchadora y ejemplo para muchas mujeres que todavia se enfrentan a un ambiente de trabajo dominado por los hombres. Sobretodo me inspira tu constancia y dedicacion.

    • Qué lindo comentario, Adela! Gracias por compartirlo! Me alegra particularmente porque creo que mostrar este tipo de modelos -alternativos a lo que se ve todo el tiempo, en todas partes- puede resultar inspirador para muchas mujeres y hombres que luchan por lo que quieren y es por eso mismo que decidí iniciar esta serie de entrevistas! saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s