El costado más trágico del fraude científico

por Victoria Mendizábal para Bioforum

foto sasaim

Esta última semana, la comunidad científica internacional, pero muy particularmente la investigación con células madre, se han visto sacudidas una vez más por un caso de mala praxis científica. En esta ocasión, encontrando su costado más trágico en la muerte del cuestionado científico japonés Yoshiki Sasaim, quien decidió quitarse la vida tras meses de duras críticas a sus investigaciones.

Sasaim, quien fue subdirector del Riken Center for Developmental Biology en Kobe hasta su muerte, era un investigador muy reconocido en el campo biomédico y coautor de un estudio muy publicitado en el que se mostraba evidencia de que algunas señales ambientales de estrés podían transformar células somáticas en células madre. Este hallazgo prometía múltiples usos para un amplio espectro de tratamientos médicos.

Sigue leyendo