No más muertos en las vitrinas

por Victoria Mendizábal para Bioforum

photo credit: colm.mcmullan via photopin cc

photo credit: colm.mcmullan via photopin cc

Dicen que los niños y los locos hablan siempre con la verdad. También dicen que las visitas a los museos de ciencia despiertan vocaciones científicas en la infancia.

Cierto. ¿Qué niño no queda maravillado por las historias de galaxias lejanas, estrellas y cometas que descubre en su primera visita al planetario? ¿Quién no recuerda la tremenda impresión que sintió la primera vez que se encontró con la enormidad de un esqueleto de dinosaurio en su primer paseo por el salón principal de un tradicional museo de ciencias naturales?

Tengo grabada en la memoria la emoción que sentí en aquella clásica primera visita escolar al Planetario Galileo Galilei de la Ciudad de Buenos Aires. Sentada en mi butaca de nave espacial viajé por la galaxia del Centauro, observé la Vía Láctea y aprendí todo sobre el ciclo de vida de las estrellas.  Sin duda, fue a partir de esa primera experiencia que enanas blancas, gigantes rojas y supernovas dejaron de ser palabras ajenas a mi vocabulario.  Ni qué hablar de la tremenda tonelada de roca espacial expuesta en la explanada de ingreso. ¡Imposible olvidar las ganas que daban de tocarla!

Sigue leyendo

Anuncios

Golpeando las puertas de la ciencia

por Victoria Mendizábal para Bioforum

Memoria,Verdad y Justicia (1)

“Memoria, verdad y justicia” Collage sintético sobre madera, Soledad Olivera

Cuenta Estela de Carlotto, que una mañana de 1979, las Abuelas de Plaza de Mayo leyeron un “avisito” en el diario El Día de La Plata, que cambiaría la historia de la identificación de los niños apropiados durante la última dictadura argentina (1976-1983).

Al parecer, un hombre que negaba su paternidad había sido sometido a un examen de sangre que comparaba la suya con la de su presunto hijo y resultó ser el padre. “Ahí se nos prendió la lamparita, recuerda Estela, es la sangre la que establece el vínculo. Pero acá los papás no estaban. Entonces, nos preguntamos ¿servirá la sangre de las abuelas?” .

Sigue leyendo