¿No todos iguales ante la divulgación?: A saltar, pero con la pileta llena

por Victoria Mendizábal para BioForum

photo credit:  via photopin (license)

photo credit: via photopin (license)

Y sí. Lo admito. No fui del todo sincera cuando te dije que cualquier científico es capaz de comunicar lo que hace en su laboratorio con igual facilidad.

Lo siento. Tenía que ser un poco provocativa si de verdad quería llamar tu atención.

Por eso, empecé diciéndote que no hace falta ser Sagan, Cousteau, Paenza o Golombek para poder comunicar de manera clara, efectiva y amena tus experimentos. Aunque no te estaba mintiendo, omití decirte que hay que tener un mínimo talento natural y un entrenamiento básico en habilidades de comunicación para no hacer papelones.

Sigue leyendo

Tres buenas razones para salir del laboratorio y contaminarse con un poco de público

por Victoria Mendizábal para BioForum

Indignats / Indignados / Indignés

Hace un par de semanas, intenté convencerte de que no hace falta ser Sagan o Cousteau para comunicar la ciencia de manera clara, efectiva y por qué no, amena. Que cualquier científico debería poder comunicar lo que hace en su laboratorio a la sociedad, así como puede explicar a sus colegas cómo hizo cualquiera de sus experimentos.

No sé si lo habré logrado, pero a partir de esta primera provocación se armó un lindo debate en las redes sociales. Y claro, ¡ahora voy por más!

Debo reconocer que de todos los comentarios que leí en Twitter, Facebook, Linkedin y en el propio blog de Bioforum, hay dos que me tocaron particularmente. Si como decían por ahí, sólo hay comunicación cuando hay emoción, es claro que los mensajes me llegaron: uno por lo provocativo y el otro porque en 140 caracteres me explica a mí misma en mi decisión de colgar los guantes y pasar del otro lado del mostrador.

Sigue leyendo

Científico-divulgador: ¿se nace o se hace?

por Victoria Mendizábal para BioForum

Albert EinsteinDesde aquel primer gran divulgador de la historia encarnado en Galileo Galilei, hasta personajes más recientes como Carl Sagan o Jacques Cousteau, cuando pensamos en los científicos que promueven el diálogo con el gran público, seguramente advertimos en ellos su profunda vocación por comunicar aquello sobre lo que investigan.

Sin duda, la influencia de estos personajes icónicos de la infancia de cualquiera que creció entre finales de los 70 y principios de los 80, ha sido -en muchos casos- decisiva a la hora de elegir una vocación científica.

¿Quién no se planteó seriamente alguna vez estudiar Biología Marina, cautivado por las extraordinarias dotes de Cousteau para enseñarnos todo acerca del mar, o no soñó con dedicarse a la Astronomía o la Astrofísica mientras seguía, capítulo a capítulo, las aventuras que nos presentaba Sagan en su mítico Cosmos?

Sigue leyendo

Nuevos retos en la formación de periodistas y comunicadores especializados en ciencia

retos en la formaciónDesde hace algún tiempo, el periodismo científico se enfrenta a retos que, como mínimo, le están obligando a replantear su papel como agente de difusión de la información especializada.

La irrupción de internet, la apuesta de las grandes revistas científicas por una mayor presencia mediática, la creciente influencia de los gabinetes de comunicación de instituciones y empresas, y el cambio de pautas de comportamiento del público sobre cómo accede a la información, se encuentran entre las principales transformaciones recientes.

Así, por ejemplo, fenómenos como el “disease mongering” –la ampliación de los límites de las enfermedades tratables con el fin de expandir los mercados de quienes venden tratamientos médicos- suponen para el periodista nuevos desafíos.

¿Cómo distinguir entre una campaña de educación legítima acerca de una enfermedad y un intento para crear mercados para potenciales medicamentos? ¿Cómo situarse ante la creciente influencia de los conflictos de interés provocada por una mayor presencia de fuentes privadas interviniendo en la financiación de la actividad científica?

Sigue leyendo

Ciencia y Sociedad

Antique pharmacy (2)

Antique pharmacy, Jan Fidler

La expresión ‘ciencia y sociedad’ adquiere diferentes interpretaciones, según el contexto en el que se aplique:

  • Para algunos, hace referencia al estudio de las implicaciones sociales de la ciencia.
  • • Para otros, no se trata de una perspectiva académica, sino de un movimiento que llama a científicos y humanistas a un mayor compromiso social.
  • • Además, el término también se refiere a los programas de diferentes organizaciones dedicadas a la investigación científica o a su promoción, que buscan contribuir a la mejora de la cultura científica del público y ayudar a fomentar vocaciones científicas entre los jóvenes.

No obstante, en lo que todas las maneras de entender esta dupla parecen estar de acuerdo, es en la necesidad  de acercar la ciencia a la sociedad y viceversa. Resulta paradójico que, mientras para muchos la ciencia es una especie de universo alternativo e independiente sin relación alguna con la sociedad, nuestra vida cotidiana esté impregnada por la producción científica y el desarrollo de todo tipo de tecnologías.

La cuestión es: ¿cómo propiciamos este acercamiento?

Sigue leyendo

En ciencia, también “¡el pueblo quiere saber de qué se trata!”

Fes-liNumero4 (2)A pesar de los crecientes cuestionamientos que día a día recibe, la ciencia sigue manteniendo buena salud para la gran mayoría de la sociedad, al menos, cuando la cuestión es planteada en términos generales. Sin embargo, y especialmente desde la Segunda Guerra Mundial, algunos ciudadanos han ido progresivamente evaluando de manera más crítica las potenciales consecuencias de los usos del conocimiento científico.

Es cierto que una amplia mayoría sigue sosteniendo que la posibilidad de innovación que brindan la ciencia y la tecnología se traduce en progreso, abundancia y una mejora en la calidad de vida. Pero no menos cierto es que una importante proporción asocia a la ciencia y la tecnología con la posibilidad de alterar los ciclos básicos de la naturaleza y remarca la necesidad de orientaciones éticas con las que hacer frente a las realidades artificiales que la tecnociencia ha hecho posible.

Sigue leyendo

Por qué un espacio de debate para las biociencias

Circuit BoardCircuitos integrados, lásers, satélites, escáners, resonadores magnéticos. Seguramente, nuestro mundo hoy sería inconcebible sin todos estos productos de la física del último siglo. Unos productos que se han integrado a nuestras vidas, casi sin notarlo, al punto que hoy se nos hace difícil imaginar un día a día sin información “al instante” acerca de lo que pasa en cualquier rincón del planeta o sin estar conectados minuto a minuto con nuestras redes sociales, a través de diversas tecnologías móviles.

Pero, así como nadie dudaría en señalar que el siglo XX ha sido el de la Física, existe un consenso generalizado en que el siglo XXI será el de la Biología. No el de la Biología de Linneo y de las grandes expediciones científicas ligadas a un carácter descriptivo de la naturaleza, sino el de una biología que hoy emplea técnicas sofisticadas -ancladas en la física, la química y las matemáticas- y que produce resultados que impactan profundamente en la vida social, económica y política de los países, pero también en la vida más personal y privada de los seres humanos.

Sigue leyendo